Piensa mal y acertarás: el “wrong-thinking” como técnica creativa

Harvard Business Review es una publicación casi centenaria y de referencia sobre management, globalización e innovación cuyos contenidos están estrechamente relacionados con el ámbito de la Comunicación Corporativa. Es muy recomendable, por tanto, seguir lo que escriben sus colaboradores para conocer las tendencias de la gestión empresarial. Tarde o temprano llegarán a las organizaciones y, como especialistas en comunicación, es nuestra responsabilidad conocerlas para asesorar mejor a nuestros clientes.

En su versión en inglés, podemos encontrar este mes el artículo To Come Up with a Good Idea, Start by Imagining the Worst Idea Possible, escrito por la diseñadora turca Ayse Birsel. En él se desarrolla la idea de que buscar una solución -a priori- desacertada o incluso descabellada es una técnica con la que, precisamente, se puede llegar a la mejor respuesta para resolver un problema.

Estamos ante una técnica sencilla y multidisciplinar que podemos aplicar a la hora de elaborar un plan de comunicación, idear una campaña publicitaria o diseñar la identidad visual de una compañía. El secreto está en derrumbar los obstáculos mentales que nos imponemos nosotros mismos -o las personas a nuestro alrededor-, sobre todo el miedo a equivocarnos o fracasar. ¿Cuántas veces hemos leído, en las biografías de científicos, artistas o empresarios ilustres, que antes de tener una idea brillante tuvieron otras tantas mediocres? Y aún seguimos persiguiendo a los que se atreven y lo intentan, a los que dejan volar su imaginación en busca de una idea rompedora a la par de efectiva.

Probémoslo, tirémonos a la piscina de la imaginación, ¡no hace falta flotador! La próxima vez que estemos ante un briefing o nos pidan consejo para resolver un enredo, pensemos mal y démosle una vuelta, démosle forma a nuestra idea: que el miedo no impida que acertemos.

_____

Esta entrada la escribí para el blog de Estudio de Comunicación, donde fue originalmente publicada. A continuación dejo algunos enlaces para descubrir más sobre el “wrong-thinking”:

  • Think Wrong Lab es una plataforma desarrollada por la compañía californiana Future Partners. A través de ella asesoran a profesionales y organizaciones en la producción de, en sus palabras, “sorprendentes e ingeniosas respuestas a las más retorcidas preguntas”. En este vídeo lo explican mejor.
  • En el artículo What It Takes To Innovate: Wrong-Thinking, Tinkering & Intuiting, publicado en la revista 99U, Jocelyn K. Glei analiza las características que comparten ciertos creadores -desde Leonardo Da Vinci a Steve Jobs- que innovaron en diversos ámbitos y disciplinas. Entre ellas está, por supuesto, la disposición al fracaso.

  • En “La pasión según G. H.” (1964), Clarice Lispector hace una reflexión que evoca también a lo que hoy denominamos “wrong-thinking”: Y no olvidar, al comenzar el trabajo, estar preparada para equivocarme. No olvidar que el error muchas veces se había convertido en mi camino. Siempre que no resultaba cierto lo que pensaba o sentía, entonces se producía una brecha y, si antes hubiese tenido valor, ya habría entrado por ella. Mas siempre sentí miedo del delirio y el error. Mi error, no obstante, debía de ser el camino de una verdad: pues únicamente cuando me equivoco salgo de lo que conozco y entiendo. Si la verdad fuese aquello que puedo entender, terminaría siendo tan solo una verdad pequeña, de mi tamaño.

  • El “wrong-thinking” también tiene su banda sonora y seguramente ya la has escuchado. La canción “Am I Wrong”, de Nico & Vinz, fue uno de los grandes éxitos del año 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *