Por qué volvería a un taller de Julio Villanueva Chang

Si buscas «Julio Villanueva Chang», Google te devuelve 368 000 resultados. Entre sus artículos y las entrevistas que ha concedido, aparece una noticia que llama la atención: «Por qué abandoné un taller de Julio Villanueva Chang».

El fundador y editor de las revistas Etiqueta Negra y Etiqueta Verde es peruano y en teoría vive en Lima, aunque en la práctica duerme más en aviones y habitaciones de hotel que en su casa. El pasado fin de semana trajo su taller de crónicas de personajes a Madrid. Organizado por la revista Yorokobu y la agencia de comunicación Prodigioso Volcán, la información del taller no daba pistas sobre su contenido y estructura; tan solo los datos para la inscripción, el lugar de encuentro y el horario que nunca se cumplió -en lugar de catorce horas fueron dieciséis y media-. Pero el título era bastante seductor: «De cerca nadie es normal», que también da nombre a su antología de perfiles, es una canción de Caetano Veloso y un dicho popular en Italia.

Julio  Villanueva Chang ha retratado con las palabras a personas tan memorables como Ferran Adrià, Gabriel García Márquez o Ryszard Kapuscinski. Las elige como excusa para debatir temas mayores y universales; para entender al otro; para aprender del otro.

Como quien compra un libro solo por su portada, me apunté al taller; y aquí explico por qué lo volvería a hacer:

  • «De cerca nadie es normal» no es una clase magistral con trucos para escribir; es un encuentro donde Villanueva Chang comparte el zumo que ha exprimido de su experiencia a través de anécdotas que se convierten en conocimiento.
  • «De cerca nadie es normal» es un taller sobre saber leer y hacer buenas elecciones, gestionar la indiferencia y el olvido de los demás.
  • «De cerca nadie es normal» es una fiesta de referencias literarias y autores por leer.
  • «De cerca nadie es normal» es un ejercicio de humildad y de reflexión que te hace ver a las personas en lugar de a los personajes.

Asistir al taller de Julio Villanueva Chang es como graduarte la vista porque sales con otra mirada. Es como hacer un maratón de tu serie favorita y ver la quincena de episodios en un fin de semana. Llega el lunes y solo puedes pensar en cuándo llegará la próxima temporada.

Julio nos mostró que hay muchas maneras de dar las gracias. Valgan estas líneas como agradecimiento para él, Leonardo Faccio, Eliezer Budasoff, Yorokobu y Prodigioso Volcán.

—–

La imagen destacada es una ilustración de INK BAD COMPANY.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *